sábado, 18 de noviembre de 2017

LA PIEDRA DE LOS DOCE ÁNGULOS, Cusco-Perú

Maravillosa piedra de los 12 ángulos, perfección, en su máxima expresión.
(Imagen del autor del blog)

Este muro es uno de las más formidables muestras de la arquitectura poligonal incaica, cuyo frente abarca casi toda la calle Hatun Rumiyoc; ubicadas a casi dos cuadras de la Plaza de Armas de esta ciudad.

Se caracteriza porque al centro del muro se ubica la piedra de los doce ángulos, famosa por el perfecto ensamblaje de sus esquinas y lados con las demás piedras.

Como casi todas las estructuras incaicas, que han permanecido hasta el día de hoy, tiene superposiciones de estructuras coloniales y republicanas. Esta costumbre fue común en la cultura occidental, al iniciar el periodo colonial. Recordemos lo sucedido en México y por supuesto, en nuestro país, en los monumentos importantes, sea por su carácter político o religioso.

La calle Hatun Rumiyoc, permitiendo observar, en sus muros, la excelencia arquitectónica incaica.
En esta calle (Hatun Rumiyoc) podemos encontrar el palacio de Inca Roca, donde se ha utilizado piedras de diorita verde, de estilo poligonal que abarca gran parte de la calle Hatunrumiyoc, tiene una superposición de estilo colonial y republicano. Actualmente forma parte del Palacio Arzobispal (Museo de Arte).

UBICACIÓN EN EL MAPA:

En la presente imagen podemos ubicar la Plaza de Armas  y a dos cuadras a la derecha de la imagen (hacia el este en el lugar),
ubicaremos la calle Hatun Rumiyoc, lugar donde podemos hallar a la piedra de los 12 ángulos.

Es sólo una muestra de la exquisitez de la arquitectura incaica, que nos demuestra el nivel logrado por los talladores cusqueños;  influenciados posiblemente, por  los Tiahuanaco, que siglos antes dejaron sus estructuras megalíticas en el altiplano. Cualquiera haya sido el antecedente, la muestra actualizada de los Incas, fue extraordinaria.



NRMQ


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No utilice palabras inadecuadas o comentarios ofensivos, puesto que nos veremos obligados a no hacerlos público; esto, por consideración a los lectores, que no necesariamente comparten estos usos.