jueves, 5 de mayo de 2011

CONFLICTO ENTRE LOS INCAS y LOS CHANCAS (1438)

Representación de la Batalla de Yawarpampa.
LOS CHANCAS: UN PUEBLO AGUERRIDO EN PROCESO DE EXPASIÓN, HA DE ENCONTRARSE CON OTRO PUEBLO EN SIMILAR ACTITUD. 

Los chancas fueron una cultura que se caracterizó por su carácter belicoso y se desarrolló durante el Intermedio Tardío, por lo que es posible suponer que la desintegración de la cultura Wari fuera obra suya. Habitaron la los territorios de Ayacucho, Huancavelica, Junín y Apurímac; y, al igual que los incas, su grupo estuvo conformado por varios ayllus dispersos en todo el territorio. Debido en parte a esa dispersión es que la sociedad chanca era dividida en tres subgrupos:
  • Los Uran Chancas,
  • Los Hanan Chancas y
  • Los Villca o Rukanas. 

EL MOMENTO DECISIVO PARA VENCER O SER VENCIDOS: PARA FORMAR UN IMPERIO O SOLO SER PARTE DE ELLA.

Por un lado, los Uran Chancas se rindieron y unieron pacíficamente a los Incas, porque se trataba de una comunidad “más débil”, dedicada a la agricultura y no tanto a la guerra. Sin embargo, los Hanan Chancas y los Rukanas tenían una población netamente guerrera, por lo que fue únicamente contra estos que se dio la batalla de Yawarpampa (“campo de sangre”). Según diversas coincidencias encontradas en antiguas crónicas, se pudo asegurar que fue en 1438 que se llevo a cabo esta batalla, la cual marcaría el fin de la civilización Chanca, y también el inicio de la expansión y grandeza Inca. Ya que ellos representaban la mayor amenaza a los objetivos expansionistas del imperio debido a su poderío bélico.

 Sin embargo, aún actualmente no se ha podido averiguar con exactitud quién iba al mando de las tropas Incas en aquella batalla. En parte, esto se debe a la inexistencia de escritura en la cultura inca, por lo que la única forma de contar relatos como este era oralmente. He ahí la razón por la que con los años la información se fue distorsionando. Existen dos teorías al respecto que fueron creadas a base de crónicas y, por sobretodo, relatos, pues esta batalla se conoce por ser de carácter legendario. La primera afirma que quien las dirigió fue Cusi Yupanqui, más adelante conocido como el Inca Pachacutec; y la segunda, que quien iba al mando fue Hatun Topa, luego llamado Viracocha (padre de Pachacutec). Siendo la primera, la teoría más aceptada y difundida.



Pachacútec, vencedor de los Chancas.

Según dice esta, en 1438, 40000 guerreros chancas provenientes de Ayacucho partieron en dirección al Cuzco para su conquista. Una vez rodeada la ciudad, el Inca Viracocha, su hijo Urco (sucesor) y varios nobles abandonaron la ciudad. Fue entonces cuando Cusi Yupanqui, uno de los hijos de Viracocha, decidió organizar la resistencia del Cuzco junto con otros siete jefes. Logró detener el avance de los Chancas, aún contando con muchos menos soldados que el enemigo, y los hizo retroceder hasta Ichupampa, donde se dio lugar la sangrienta batalla de Yawarpampa (he ahí su nombre “Campo de Sangre”). La victoria fue posible gracias a la llegada de refuerzos Incas en medio de la batalla. Aunque, mediante el punto de vista mítico, se dice que Cusi Yupanqui mando a colocar piedras y flechas, a lo lejos, como si fueran soldados para que fueran confundidos por los Chancas, pero éstas cobraron vida y ayudaron en la contienda (es la parte legendaria de este momento, que fue crucial para el pueblo cusqueño).


Por otro lado, lo cierto es que luego del combate, Cusi Yupanqui se convirtió en Inca, cambiando su nombre a “Pachacutec” y fundó una nueva dinastía, según cuentan las crónicas del Inca Garcilaso de La vega.


De este modo,  LA ÉPOCA GLORIOSA DE LOS INCAS ACABA DE INICIARSE. 
... ES LA ÉPOCA DEL IMPERIO.



NRMQ

2 comentarios:

No utilice palabras inadecuadas o comentarios ofensivos, puesto que nos veremos obligados a no hacerlos público; esto, por consideración a los lectores, que no necesariamente comparten estos usos.